viernes, 17 de marzo de 2017

CMB 2017: ¡OTRA VEZ SE BURLAN DE LA AFICIÓN VENEZOLANA!

A propósito de la eliminación de Cuba en el Clásico Mundial de Beisbol 2017, en ese país ya comienzan analizar las causas de la pobre actuación de los Cubanos en ese torneo.

Nosotros hemos venido siguiendo esas discusiones, que no son de ahora, sino que por el contrario ya ellos la vienen haciendo desde hace tiempo, por lo que nos atrevemos a decir que los dirigentes deportivos cubanos están claros en lo que buscan con su participación en ese torneo, el cual ha venido recibiendo críticas de conocedores de la materia, por cuanto esos equipos no son verdaderas selecciones nacionales, se juega con un enredado sistema de control de la actuación de los peloteros, porque están más pendientes en cuidar a los “activos” de los equipos de Grandes Ligas que en desarrollar un torneo mundial de beisbol alto rendimiento.

Tanta “regulación” en la actuación de los peloteros “grandes ligas” y cuidar que estos no se lesionen, termina quitándole calidad a los juegos. Así tenemos por ejemplo la “cambiadera” de pitchers porque están llegando a la cantidad máxima de lanzamientos permitidos, lo que hace que los juego se parezcan más a los de una Liga de Los Criollitos que a los de un evento mundial.

Por ahora dejaremos a un lado las observaciones al “Clásico Mundial de Beisbol”, porque lo que queremos destacar es la actitud de la dirigencia deportiva Cubana, que por cierto participo en el CMB con una auténtica selección nacional y no como los equipos USA “B”, “C” y “D” conocidos también como “Holanda”, “Israel” e “Italia”, otra de las “vivezas” de la MLB, o la “selección” de Venezuela, que tal vez se le dice “selección”, porque su róster fue “seleccionado” mas por criterios de ego, ¡perdón!, intereses personales (además de los comerciales) que deportivos.

Mientras en Cuba debaten acerca de lo que debe ser el futuro de su beisbol, y asumen con claridad su participación en ese adefesio de “mundial de beisbol” y que además le dan el calificativo de “clásico”, en la Venezuela que supuestamente quiere ser potencia deportiva a través de la “generación de oro”, seguimos evadiendo asumir el porqué del fracaso de una “selección” de rutilantes estrellas criollas que hacen “maravillas en el Big show”, pero cuando se trata de defender la camiseta nacional, no le ponen el mismo interés.

A quienes piensan que nuestros grandes ligas deben cuidar más sus carreras en el “big show” que su imagen como héroes deportivos nacionales, condición que los hace ser ídolos de muchos niños, jóvenes y no tan jóvenes seguidores del primer pasatiempo nacional, les respondemos con el ejemplo de la actitud que han demostrado los peloteros dominicanos, que son tan grandes ligas como ellos, y ganan igual y hasta más que muchos de los nuestros, y sin embargo se les ve jugando como si fuera un juego de la MLB, defendiendo la camiseta nacional dominicana. ¿Si ellos lo hacen porque los nuestros no?. Es evidente pues que para ser “ídolo deportivo nacional” hace falta mucho más que beber la famosa malta.

De los muchos artículos que hemos estado leyendo en estos días sobre la forma como en Cuba asumen esta nueva derrota de su selección nacional de beisbol en el CMB, nos llamó la atención uno que lleva por título “A la pelota le está prohibido perder bochornosamente”, escrito por Oscar Sánchez Serra enviado por el diario Granma a cubrir el evento, porque su planteamiento fundamental es en esencia similar a lo que necesita Venezuela para rescatar su beisbol: tener claro lo que se debe hacer.

De ese artículo tomamos el siguiente párrafo, al que le invitamos cambiar sólo la palabra Cuba y reemplazarla por Venezuela, luego volver a leerlo para que comprendamos que esa idea debemos llevarla también a la practica en nuestro país, para que nuestras selecciones nacionales dejen de estar perdiendo de forma tan bochornosa……….. 

Hay que jugar pelota en Cuba (ponga aquí Venezuela), si la queremos tanto hay que empoderarla, ella por lo que representa no se parece a ningún otro deporte, porque ella mueve los sentimientos patrios, a las multitudes, a los estados de ánimo, en fin, a un país. Con organización, bien pensado, sin triunfalismos baratos y poniéndole ciencia, porque es una ciencia el béisbol, todo lo que le pongamos en inversión, sería recuperable.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario