miércoles, 14 de septiembre de 2016

LAS HAZAÑAS DEPORTIVAS TAMBIEN SE PLANIFICAN......



Se acaban las vacaciones. Pronto los distintos estadios en los que tienen su sede las escuelas de béisbol que acostumbran a dar un necesario receso vacacional a sus peloteros y técnicos comenzarán a tener la rutina necesaria para ir preparándose para el inicio de una nueva temporada de béisbol. Como todos los años, peloteros y técnicos tienen que tomar de nuevo el “tiempo” para ejecutar adecuadamente las rutinas de preparación física, técnica y táctica, los tres elementos básicos que tienen que estar relacionados en un programa de trabajo de preparación de peloteros.
 
Nuestro muchachos vienen de un período de inactividad de aproximadamente mes y medio, lapso de tiempo en el que se pierde el “ritmo” de trabajo que traían en los meses finales de la temporada anterior (junio-julio). Ahora tienen que ir “agarrando” de nuevo ese “ritmo” de trabajo, proceso que no se da de un día para otro, sino que hay que lograrlo en un lapso de tiempo un poco mayor, teniendo en cuenta que en el mes de noviembre comienza la nueva temporada de béisbol.

Para que este proceso sea lo menos “latoso” y problemático posible las escuelas tienen que planificarlo, aún mas si se tiene en cuenta que se dispone de mes y medio aproximadamente para iniciar la temporada, lapso en el que si se planifica lo mejor posible el trabajo, puede ser suficiente para lograr tener a los peloteros a tono para el inicio de los juegos.

Esto es fácil escribirlo o decirlo. En teoría es lo que se debe hacer, pero cuando observamos la realidad de la mayoría de nuestras escuelas de béisbol nos encontramos con que no se planifica nada y al no tener conciencia de la importancia de planificar previamente las actividades antes que éstas comiencen, comienzan también a surgir los problemas de un mal entrenamiento que trae como consecuencia un mal desempeño en el terreno de juego.

Con esta nota damos inicio a una serie de publicaciones referidas a este tema, a propósito del inicio de actividades de la temporada 2016-2017 en la Escuela de Béisbol menor de la UCV, mediante las cuales no sólo daremos algunos tips informativos sobre que elementos deben ser tomados en cuenta en la preparación de los peloteros, sino también ir tomando acciones para acabar con la mala costumbre de seguir trabajando sin planificación, aplicando las tésis del “técnico deportivo” Eudomar Santos, aquel personaje de TV que popularizó la frase “como vaya viniendo vamos viendo”…………..

domingo, 4 de septiembre de 2016

¿HASTA CUANDO HACEMOS EL PAPEL DE TONTOS ÚTILES?

La ingenuidad de la comunidad nos hace pensar en seguir insistiendo en este mensaje........

Leemos en la edición del diario “Ultimas Noticias” de hace dos días, el “reclamo” de una comunidad en la parroquia Caricuao (Caracas, Municipio Libertador), que en la remodelación de los estadios de beisbol del Polideportivo Alejandro Carrasquel, la empresa encargada de hacer los trabajos, va a emplear grama natural y no artificial ¿?.

A la comunidad del sector UD1 de esa parroquia caraqueña, le sale un triple play, primero porque esa es una parroquia que en los años 70 y 80 fue una referencia importante para el movimiento ecologista venezolano. Allí surgió el movimiento FORJA, entre cuyos logros esta lograr destinar un área montañosa para la creación del parque ecologista de La Paz. El segundo out le sale porque en estos momentos de crisis, hay que tratar de no seguir empleando divisas para comprar baratijas que desechan en los países del “mundo desarrollado”, por lo que nos parece muy bien que la contratista emplee grama natural, es decir, grama de verdad y no esas alfombras que imitan lo natural.

El último out se lo hacen porque se ha escrito mucho acerca de los efectos negativos para los atletas, para muestra aquí les dejamos un ejemplo:


** En Valencia quieren cometer el grave error de cubrir unos campos de juego con gama artificial. Escribe Hernán Torrealba ávido de información.  Esa cubierta la inventó la fábrica “Monsanto”, porque el Astrodom de Houston, techado permanente, no dejaba entrar al sol, y moría la grama natural. La usaron otros ocho estadios de Grande Ligas, que la desecharon, porque destrozan rodillas y tobillos, y porque el mantenimiento es de mayor costo que el de lo natural. Hay que construír por debajo desagues, comprar una máquina secadora, cubrir con inmenso plástico y cambiar toda la grama artificial cada cinco años. Algunas fábricas tienen toneladas de ese material que ya nadie usa y no hayan cómo venderlo. Están dando muy buenas comisiones por debajo de la mesa, como debe ser. Mi sugerencia desesperada, grama natural… ¡¡Por favor!!…

Juan Vene en la pelota. 26/08/16

(El subrayado es nuestro).

Así que mosca señores del gobierno, si por la ignorancia de unos y la viveza de otros les meten esa cabra mocha, como ya ocurrió en la construcción del estadio "Chino" Canónico de Macarao, ¡un estadio hecho en el parque nacional Macarao con grama artificial!

¡Tremenda gestión ecosocialista!....................