domingo, 16 de abril de 2017

EL DÍA DE JACKIE ROBINSON: LA HIPOCRESIA CONTINUA

Hoy le "rinden honores" a Robinson. ¿Significa eso que se acabó el racismo en las Grandes Ligas?
Todos los 15 de abril de cada año, las Grandes Ligas celebran “el día  de Jackie Robinson” para “homenajear el coraje de un hombre que rompió las barreras del color”. Cada 15 de abril de cada temporada de Beisbol de las Grandes Ligas, en los juegos que se fijen para ese día, todos los jugadores lucen el Nro. 42 que llevó en su camiseta durante su carrera como pelotero, quien fue sin duda alguna un corajudo pelotero que enfrentó tanto odio racial.

Ayer 15 de abril, viendo uno de los juegos de las Grandes Ligas por TV, observamos como todos cumplían el ritual de “el día de Jackie Robinson”. Peloteros luciendo el Nro. 42, y comentaristas diciendo lo mismo de todos los años, de lo grande que fue Robinson como pelotero y que fue el primer negro en jugar en las Grandes Ligas. Todos lucían felices comiendo perdices, como si el racismo que atacó duramente a Jackie Robinson a finales de los años 40 era cosa del pasado.

Pero leyendo hoy 16 de abril la columna del periodista Juan Vené (“Juan Vene en la Pelota”), en su ya conocido estilo crítico muy acertado por cierto, nos recuerda la farsa en que hoy, 70 años después de aquel histórico hecho se ha convertido el “día de Jackie Robinson”:

“Ayer se conmemoró el 70 aniversario de la llegada de Jackie Robinson a Grandes Ligas, el primer negro por estas alturas en el siglo XX. Pero nada que celebrar, porque hay un solo cátcher negro en las mayores, Russel Martín (Blue Jays), y nada más dos mánagers, Dusty Baker (Nationals) y Dave Roberts (Dodgers). En resumen de cada 100 bigleaguers menos de 8 son negros.”

(Menos del 7%. El subrayado es nuestro).


Juan Vene con su conocido estilo nos recuerda la hipocresía de la MLB (Siglas en Ingles, como le gusta decir a los serviles narradores latinos de la TV gringa), y de la sociedad estadounidense, que con los datos que nos ofrece Vene nos recuerda que el racismo en las Grandes Ligas continua, solo que ahora no contamos con un Jackie Robinson ni con un Roberto Clemente, quien también fue doble víctima del racismo, porque era negro y latino, que denuncien esa realidad.

GV.