lunes, 14 de marzo de 2016

SOBRE "ESTATUTOS", "REGLAMENTOS" Y CONDICIONES DE LOS CAMPEONATOS...............

En Derecho societario recibe el nombre de estatutos aquella norma acordada por los socios para regular el funcionamiento de una persona jurídica, ya sea una sociedad, una asociación o una fundación. Esta figura es común a todo tipo de organismos colegiados, incluyendo aquellos sin personalidad jurídica.

Sus funciones fundamentales, entre otras son, regular el funcionamiento de la entidad frente a terceros, (por ejemplo, normas para la presentación de rendiciones de cuenta, procedimientos que deben cumplir disposiciones establecidas por entes a los que se está afiliado, etc), y regular los derechos y obligaciones de los miembros y las relaciones entre estos.

El Estatuto es la norma general que rige a la organización, por lo que algunos con razón dicen que la palabra Estatuto es sinónimo de Ley para la organización.

Como las leyes, las normas generales requieren de un instrumento que regule de forma más específica las acciones que se desprenden del “ordenamiento general”, así por ejemplo tenemos una Ley Orgánica del Deporte, La Educación Física y la Recreación, y un Reglamento de la Ley del Deporte. Así mismo tiene que suceder con los Estatutos de Ligas, Asociaciones y la FVB, los cuales deben tener sus reglamentos.

El Estatuto debe ser la norma general que se revisa y actualiza no con tanta regularidad que el Reglamento, porque si el Estatuto está bien redactado, cumple cabalmente su función, porque crea las normas para la generalidad de los procesos que va a realizar la organización, incluso aquellos que se realicen en distintos ejercicios. Caso contrario es el Reglamento, el cual como ya dijimos es más específico, y debe expresar con detalle cómo se van a realizar los procesos que plantea el Estatuto.

En el caso de una Liga Deportiva, deberíamos tener un Estatuto, en el que se regule sobre cómo está conformada su organización, la forma de elegir a sus autoridades, los deberes y derechos de los asociados, y por supuesto los procesos administrativos y eventos deportivos que va a realizar la organización, y varios reglamentos que regulen cada actividad en particular, ejemplo el reglamento electoral, el disciplinario etc. En el caso de la actividad deportiva tendríamos un “reglamento especial”, que comúnmente llamamos “condiciones de campeonato” de cada temporada. ¿Y porque decimos que es un “reglamento especial”?, pues porque es el único reglamento que debe ser cambiado (o actualizado) todos los años. 

Para que se comprenda mejor cual es el punto que queremos plantear, daremos este ejemplo. En las normas generales que regulan un campeonato de beisbol, hay normas que sólo se van a modificar si ocurriera algo que lo amerite. En este sentido tenemos que a menos que la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol cambiara las regulaciones que existen sobre las características que deben tener los bates, pelotas y guantes, la FVB, las asociaciones y las ligas no tendrían que estar cambiando el capítulo de sus estatutos que se refieren a este punto. De igual manera ha debido ocurrir con las edades que conforman las diferentes categorías, sobre todo aquellas en las que se realizan competencias internacionales.

Pero si el asunto que estamos tratando es, las fechas o lapsos para formalizar la inscripción de equipos en un torneo, el pago de las cuotas, sus montos, etc., entonces allí si tendríamos que cada año ajustar las normas que se refieren a esos aspectos, porque cada año el calendario es distinto, la cantidad de equipos participantes puede variar al igual que los costos, etc. En este caso si se requiere que cada año la liga apruebe “las condiciones del campeonato” de cada temporada.

La realidad en Venezuela es que se confunde “Estatuto” con “Reglamento” y con “Condiciones del Campeonato” de cada temporada, y al final ni se cumple “el Estatuto”, ni el (o los) “reglamentos” y mucho menos “las condiciones específicas del campeonato” por este arroz con mango en el que han fusionado Estatutos-Reglamentos-Condiciones de campeonatos.

Si la “dirigencia” pretende que los afiliados cumplan cabalmente las normas, debe comenzar por dictar normas de forma clara, para que todos las entiendan fácilmente y la cumplan a cabalidad, evitando así muchos inconvenientes que se presentan en la actualidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario