sábado, 5 de marzo de 2016

LA (I) RESPONSABILIDAD SOCIAL DE ALGUNOS DIRIGENTES DEPORTIVOS VENEZOLANOS

En cualquier país del mundo medianamente organizado, en el que sus dirigentes, tanto los institucionales, políticos y sociales, tengan un mínimo de respeto por el ciudadano al que representan o aspiran a representar, las organizaciones y sus directivos actuarían ofreciendo un servicio al público de calidad por lo menos en sus aspectos elementales.

Aclaramos antes de continuar con lo que queremos plantear, que no somos parte de ese grupo de compatriotas que tienen como actividad para ocupar su tiempo libre el estar hablando mal de Venezuela, y para ello comparan la situación que vivimos con la que se vive en otros países “desarrollados”, como si con ese “argumento” van a corregir los problemas que aquí tenemos.

Lo que queremos decir en criollo con lo expresado en el párrafo anterior es: no hay que tener más de dos dedos de frente para entender que quien ejerce una labor de “directivo” de una organización, sea ésta de carácter gubernamental, económica o social - pública o privada – tiene que por lo menos tener sentido del servicio al público, es decir a la comunidad que dice representar.

En Venezuela mucha gente se queja del gobierno con o sin razón, de todo lo que ocurre en el país, olvidando que existe espacios de la actividad nacional – como por ejemplo la social – que está en manos del “sector privado”, y que ellos también tienen un deber con la comunidad que representan (o aspiran representar porque a pesar de ser “directivos electos” no ejercen como es debido dicha representación que por un mandato de los electores le fue concedida).

En esta situación se encuentran, muchos directivos de organizaciones deportivas de carácter no profesional, que como todos saben son organizaciones sociales.

Un claro ejemplo de esto que estamos planteando, lo sufrió hoy en la mañana un grupo de la comunidad que hace vida en la Liga de beisbol menor Andrés Miranda- Baruta, cuando los equipos de la categoría infantil CENIT y UCV “A” (peloteros y técnicos) y sus respectivos acompañantes (padres o representantes), se trasladaron hasta el Polideportivo Rafael Vidal ubicado en La Trinidad, Municipio Baruta, para cumplir con su compromiso pautado en la programación Nro 11 de la presente temporada.

Peloteros, técnicos, anotador, árbitros, personal encargado del rayado y público, una vez culminado el juego pautado para las 8.30 am en la categoría Preparatorio entre los equipos UCV y Ravelo, se preparaban para disfrutar el juego de pelota cuando fueron notificados por el funcionario de la Alcaldía de Baruta encargado del Polideportivo que  “el juego y los que le seguían estaban suspendidos”, y agregó ante la molestias de todos los presentes que “eso se le notificó a la liga, porque si se fijan, las actividades de natación, kárate, danza y fútbol que también se realizan en el Polideportivo estaban suspendidas, lo que ocurrió con el juego de la 8.30 am fue por error del vigilante, que permitió el acceso a primera hora de los equipos, umpires, anotador y público sin verificar que las actividades estaban suspendidas”. Y finalizó, “Pero por instrucciones de la Alcaldía no puedo permitir que continúe la actividad debido a que la instalación estaba cerrada al público por trabajos de mantenimiento”.

En presencia de los técnicos y el árbitro, el funcionario intento comunicarse por teléfono con la Presidenta o el Tesorero de la Liga, pero ninguno de los dos atendió la llamada. Por su parte el árbitro también intento comunicarse con otro directivo pero tampoco tuvo éxito en lograr que le respondieran la llamada.

La calidad baja, pero los costos suben ¿?
Al final la molesta y frustrada comunidad, que en muchos casos viene desde lejos, que contratan transporte (algunos), que pagan la logística (merienda e hidratación), que carga el material y que gasta pasaje, perdió el tiempo y su dinero por culpa no del gobierno, sino de una “dirigencia civil” que al parecer no tiene plena conciencia de la responsabilidad que se asume cuando se postula y asume un cargo de directivo de Liga.

Por otra parte nos informan algunos técnicos, que ha habido problemas con el rayado cuando toca jugar en el estadio de Santa Paula, ya que al parecer la Liga no le está suministrando al encargado del mismo la cal, por lo que en dos oportunidades para no perder el viaje, técnicos y representantes han tenido que hacer el rayado con harina de trigo o el producto “Maicina Americana”.

No está de más recordar que la directiva de esta Liga exige (como debe ser) el pago puntual de las cuotas a las divisas, el inconveniente se presenta cuando ocurren cosas como éstas, es decir, cuando demuestran que no existe relación costo del servicio prestado- calidad del mismo, por lo que el monto cobrado se transforma en un “costo abusivo”.


Señores por favor, no le pongan más piedras en el camino a una comunidad que quiere hacer y apoyar al deporte, pero tiene que enfrentarse a la carestía de los materiales, uniformes, del pésimo transporte público, instalaciones en mal estado e inseguridad, para también tener que calarse errores de organización que son consecuencia de la ausencia del criterio que se está prestando un servicio público………… 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario