miércoles, 16 de marzo de 2016

SELECCIONES DC: EL CUENTO DEL BURRO Y LA ZANAHORIA


Viendo un programa en el canal CONCIENCIA TV, acerca de la manipulación de la información para que la gente no sepa la verdad, fenómeno por cierto que no es exclusivo de nuestro país porque se produce a escala mundial, me gusto una frase del conductor del programa la cual dice así: la información está en la calle, solo basta divulgarla para que la gente sepa la verdad.

Mediante esa frase el moderador del programa cuando explicaba el porque tener información da poder, transmite la idea que las comunidades de hoy en día, tienen que estar pilas para saber discernir entre tanta "información" que no dice nada, de lo que realmente es información de verdad, y en consecuencia poder revelar a través de los medios de los que disponemos lo que realmente está sucediendo.

Cuando revisamos la "información" publicada por la Asociación del DC, acerca de lo que iba ser el proceso de selección de peloteros que conformarían las selecciones que nos van a representar a la entidad en los campeonatos zonales rumbo a los nacionales, y lo comparamos con lo que esta sucediendo en los hechos, nos damos cuenta que estábamos mostrando algo que no era cierto, por lo que decidimos como medio de comunicación alternativo ser fiel a nuestro principio: mostrar la realidad verdadera y no la virtual.

Para ello, se nos ocurrió emplear la fábula del burro y la zanahoria. Léala y saque usted sus propias conclusiones. 

Para que un burro tire del carro hay que ponerle una zanahoria adelante. El burro cree que algún día alcanzará esa zanahoria. El amo le repite que mañana seguramente tendrá más fuerza porque hoy casi la atrapa con sus dientes; el burro se emociona porque tocó con su hocico la zanahoria y esa noche sueña con la zanahoria, en el sueño, él está en una pradera corriendo casi sin sentir el pasto hasta llegar a un silo donde hay cientos de zanahorias.

Al otro día, todo está preparado para que siga la esperanza y mientras tanto el carro va para adelante. El carretero, un hombre curtido en el trabajo, ha dejado su familia en la casa porque ha salido a trabajar desde muy temprano. Son las 5 de la mañana y sale con su burro para vender los huevos. Esa mañana hace frío y al hombre se le da por cantar. La zanahoria es lo único que se ve. 

El burro solo tiene rebuznos para su zanahoria porque cree que hoy seguro que la alcanza. A él le han contado de muchos burros que han alcanzado la zanahoria; de eso charla cuando lo dejan pastando junto a otros colegas mientras su dueño vende los huevos en el mercadillo. 

Ese sábado ha sido excepcional y al hombre le da pena su burro, entonces cuando llegan a la casa le da al burro la zanahoria. 

Se conforma con poco, piensa el hombre, basta una zanahoria para hacerlo feliz, y eso que te he tenido cuatro meses prometiéndote la zanahoria, le dice al burro, pensando que la bestia no entiende. 

"Que eres un tonto, hijo mío" le sigue diciendo al pobre burro, y durante cuatro meses vuelve a ponerle la zanahoria adelante……….

No hay comentarios.:

Publicar un comentario