miércoles, 11 de mayo de 2016

¿QUE TAN "AFICIONADO" ES EL DEPORTE AMATEUR?





Con frecuencia escuchamos a directivos de organizaciones deportivas no profesionales, hablar sobre las dificultades económicas por las que atraviesa la escuela, liga, asociación o federación. No importa el tamaño, pero por igual directivos de grandes y pequeñas organizaciones deportivas se quejan de las dificultades económicas por las que atraviesan las instituciones que dirigen. Escuchamos la queja, ¿pero hemos escuchado algo acerca del proyecto que dirigen?. ¿Manejan datos que indiquen que tienen información para la toma de decisiones?.

El primer paso para atacar de verdad el asunto es determinar el sistema o estructura de costos de la organización. En el caso que estamos tratando – el deporte competitivo no profesional – tiene como principal elemento de la estructura de costo el financiamiento de equipos en torneos o campeonatos, por lo que se debe manejar información sobre la contratación de árbitros, anotadores, personal de mantenimiento de terrenos, adquisición de pelotas, trofeos, materiales (almohadillas, cajón de pitcheo, home plate, etc) y gastos de administración (Fichas de peloteros y técnicos, y material de oficina, sueldos u honorarios personal administrativo) y en caso de tener local, gastos de mantenimiento del mismo.

La primera conclusión es obvia, el hecho que la actividad no se haga con igual fin que los de una organización deportiva profesional, no significa que no tenga costos económicos, los cuales como cualquier ente, deben ser sufragados por los ingresos de la organización. La segunda conclusión, también obvia, es que el trabajo de administrar y dirigir una organización deportiva no profesional también demanda tiempo de dedicación, por el desarrollo e importancia que adquiere la práctica deportiva en la sociedad de hoy, lo cual en nuestro caso origina un problema adicional: la corrupción.
 
Nuestro país tiene graves problemas económicos, lo que trae como consecuencia para el deporte aficionado la necesidad que el tiempo de trabajo empleado por una persona para dirigir y administrar una organización deportiva, pase de ser una actividad de fines de semana y ad-honorem, a una a dedicación parcial o total, por la que la persona deba recibir algún tipo de ingreso en compensación al tiempo dedicado a la actividad.

Ahora bien, para que la anterior idea sea llevada a la práctica, sincerando la situación para definir claramente la realidad verdadera de los costos de funcionamiento de una organización deportiva de carácter competitivo (Ligas, Asociaciones y Federaciones) o de formación de talento deportivo para las competencias (escuelas deportivas), y no seguir con la media verdad que quienes están ocupando posiciones de dirección en esas organizaciones lo hacen sólo por “amor al deporte”, se debe comenzar por prestar el servicio en mejores condiciones que las actuales, porque de lo contrario se estaría incurriendo en un fraude ya que se estaría pagando a un grupo de personas por un servicio que no están prestando.

Si se asume la idea con verdadera voluntad de cambio, no sólo para subsanar los problemas que ahora se están presentando, sino también para avanzar hacia mejores estándares de desarrollo deportivo amateur o no profesional como algunos lo llaman, debemos entender que el deporte competitivo aficionado es desde el punto de vista contable, administrativo y presupuestario, un sistema de costos por órdenes, donde la unidad de costeo son los torneos y las variables de medición de los costos son los juegos (en el caso de ligas, asociaciones y federaciones) y las horas de práctica en instalaciones propias, arrendadas o cedidas de las escuelas en los casos de las organizaciones dedicadas a la formación de los peloteros.

Por supuesto que como todo sistema de costo, éste debe tener un adecuado y fuerte sistema de control interno, el cual estará reforzado por los controles externos a las organizaciones deportivas del tipo asociado que establecen las leyes, cuando éstas reciban financiamiento de parte de organizaciones públicas o privadas. Este es otro elemento que en la actualidad no está siendo desarrollado por la “dirigencia deportiva”, y que constituye el factor primordial para poder llevar a la práctica la idea.

Es por lo tanto una media verdad decir, que dirigir una escuela, liga, asociación y federación no es tarea fácil de hacer, porque la otra parte que no dicen es que para poder resolver los problemas de las organizaciones deportivas aficionadas y/o desarrollar mas la práctica deportiva en el país, la “dirigencia” del deporte asociado debe contar con un adecuado sistema de costos y gestión que permita planificar de verdad todos los aspectos de la actividad.

FV

No hay comentarios.:

Publicar un comentario