domingo, 8 de febrero de 2015

¿DONDE ESTÁN LOS DIRIGENTES DEPORTIVOS DE LA UNIVERSIDAD?

“Y que se hicieron los equipos de la UCV, LUZ y ULA, desaparecidos de los Juvines después de tantos años de vanguardia?

Eleazar Díaz Rangel, Director de Últimas Noticias. Columna Los Domingos de Díaz Rangel. UN 08/02/15. Página 9

La respuesta a esta pregunta que hace hoy EDR en su columna del diario UN, la encontramos en declaraciones hechas a los medios por algunas personas que ocupan cargos de dirección en el sector deporte universitario:

“La UCV no asistirá a los XVII Juvines 2015, por no estar de acuerdo con el sistema de clasificación. No participaremos porque consideramos que había fallas en la organización….”, había afirmado José Benvenga Coordinador de la Dirección de Deportes de la UCV según lo publicado por el mismo diario el día 25/01/15 en el artículo titulado “JUVINES con mas participación”.

Este mismo argumento expresado por el representante de la Dirección de Deportes de la UCV, es el que emplearon sus similares de la ULA y LUZ para no asistir a los XVII Juegos Universitarios, cuyo ciclo concluirá con la realización de los Juegos Olímpicos Universitarios que se realizarán en Corea del Sur en el mes de marzo de este año.

¿Cuáles son (o fueron) esas fallas organizativas que expone el Coordinador de deportes de la UCV que “obligaron” a los Directivos y técnicos de la UCV, ULA y LUZ a no asistir a dichos juegos?. Sencillamente no lo indican, es más, nosotros que le hemos hecho seguimiento a la participación (o ausencia) de la UCV en dicho evento, nunca vimos, leímos o escuchamos algún documento o declaración en la que explicaran con detalle cuales eran esa fallas que los llevaron a tomar esa decisión.

Al buscar información sobre cuáles eran esas “diferencias de criterios organizativos” que inicialmente expresaron todas las Universidades Autónomas Públicas (UCV, UC, LUZ, ULA y USB), nos encontramos con un conjunto de mentiras y verdades, que al evaluarlas, llegamos a la conclusión que la verdadera razón  de la ausencia de la UCV, LUZ y ULA en este evento es otra.

Los cambios más significativos ocurridos en los  XVII JUVINES son el aumento de las instituciones participantes y la ampliación del sistema clasificatorio. Este aumento en el número de participantes y en la cantidad de eventos en el sistema clasificatorio, conlleva a otra notable modificación con respecto a lo que hasta ahora se había hecho: el aumento de los recursos financieros para realizar los juegos. ¿Es esto negativo para el deporte universitario?. Cualquiera con dos dedos de frente  habría llegado a concluir que no, y cualquiera que conozca la realidad política nacional también habría deducido que la única “deficiencia” de este nuevo formato era el incumplimiento por parte del gobierno nacional de su compromiso de asumir el financiamiento de este nuevo formato, por cuanto el mismo exige mayor cantidad de actividades cuyo costo no podían asumir las casas de estudio superiores. En todo caso si esto es (o era) un problema, lo era para el gobierno y no para las universidades, entonces cabe la pregunta: ¿Cuál era la verdadera razón para no asistir?.

Mientras la UCV y la ULA no participaron, la UC si. ¿Quien salió beneficiado?

Cuando seguimos buscando más datos, nos encontramos con otros elementos que reafirman nuestra duda. Así tenemos por ejemplo, que la propuesta inicial hecha por el MPPD incluía la eliminación de la edad tope para participar, es decir, según el anterior formato sólo podían participar en los JUVINES los estudiantes-atletas de acuerdo a su año de ingreso a la institución, y a un máximo de dos ediciones. La propuesta hecha por el MPPD era la de aceptar a cualquier estudiante-atleta que fuera alumno regular – no estar sujeto a régimen de permanencia – y que estuviera en condiciones físicas aptas, es decir, no ser tan de edad avanzada porque como sabemos en la universidades hay gente bastante “mayorcita” estudiando. De esta manera un estudiante-atleta podía participar en más de dos ediciones de los JUVINES.

De haberse aplicado esta última propuesta, la participación hubiese sido mayor aún, pero resulta que desde las mismas Universidades Autónomas partió la negativa a modificar este aspecto, por lo que en ese sentido el sistema quedó igual al anterior. Aquí nos detenemos para hacer dos comentarios, uno las condiciones del nuevo formato fueron discutidas previamente con los representantes de las Direcciones de Deportes de las casas de estudio universitario, y dos el gobierno como siempre cediendo espacio a los que obstinadamente se niegan a cambiar, con lo cual retrasa aún más los cambios necesarios en el deporte universitario.

Por último nos encontramos con el otro “gran argumento” que aducen los “representantes” de las Universidades Autónomas, la baja calidad técnica del evento, siendo éste quizás el único elemento en el que tenían “un poco” de razón, porque el gobierno en su afán por masificar el deporte a trocha y mocha, se le ocurrió la brillante idea de desmejorar algunos elementos técnicos, con el fin de permitir la participación de estudiantes-atletas de algunas instituciones universitarias de reciente creación, que no están aptos para participar en un evento deportivo de exigencia.

Aquí de nuevo decimos, este problema era para el gobierno y no para las Universidades, porque por más que el MPPD invente al final tenía que aceptar que las selecciones que participen representando a Venezuela en los Juegos Olímpicos Universitarios, deben tener la preparación técnica que exigen los organismos deportivos internacionales, porque repetimos de no hacerlo y poner la gran torta en ese evento, la responsabilidad será única y exclusivamente del gobierno.


De nuevo hacemos la pregunta: ¿a que le temen de verdad los técnicos y Directores de Deportes de la Universidades Autónomas?.  Eso lo intentaremos responder en la segunda entrega sobre este tema………… 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario